martes, 12 de noviembre de 2013

Quien habla solo

Una amiga de mi hermana está absolutamente obsesionada conmigo, bueno, con una de mis manías, rarezas costumbres, y es que hablo sola.
Es tal su obsesión, que no la mía, o que no lo era, que me está acomplejando y últimamente intento no hacerlo, pero soy yo y parte de mi encanto y mi desencanto es ese.
Pero hoy alguien me ha recordado esto:
Converso con el hombre que siempre va conmigo
-quien habla solo espera hablar a Dios un día-
mi soliloquio es plática con este buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y a lo mejor no es que yo esté loca, o sea rara, o que vea a seres a mi lado y les de conversación, que al fin y al cabo sería síntoma de lo primero, quizás es que como bien decía Machado, hablo con esa mujer que siempre va conmigo, al fin y al cabo espero hablar con Dios.
Os dejo el poema completo de Machado, pero creo que de todos es conocido.

Retrato

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos de recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
-ya conocéis mi torpe aliño indumentario-,
mas recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y más que un hombre al uso que sabe su doctrina
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

Converso con el hombre que siempre va conmigo
-quien habla solo espera hablar a Dios un día-
mi soliloquio es plática con este buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; me debéis cuanto escribo,
a mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

7 comentarios:

  1. Ana:
    Yo no creo que debas preocuparte por la amiga de tu hermana y su empeño en advertir esa manía tuya de hablar ... contigo misma.

    Y menos aún temer por tu cordura.

    El problema está en ella, más bien así que no tengas vergüenza en emular a Machado en eso.

    ¿Que tal fueron los fines de semana, por cierto?

    ResponderEliminar
  2. Los fines de semana...¡Una pasada! os recomiendo y especialmente a ti una ruta de enoturista por la denominación de origen somontano, para conocer precisamente eso el Somontano y el Sobrarbe, ver colegiatas e iglesias románicas... y beber buen vino, comer muy bien sobre todo queso y degustar aceite...
    Después de esto me debían pagar, ja,ja,ja...

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota .. y no pierdo la esperanza de que algún dia puedas ejercer de cicerone para mí..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes donde estoy, un beso inmenso.

      Eliminar
  4. Ni caso, ya lo has dicho, ella está obsesionada contigo!!!

    Besos Cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lluna, gracias por la felicitación y ya, ya.... Pero siempre le dice a alguien "He visto a Ana y como siempre hablando sola", y juro y perjuro que no soy consciente, es más es la única que lo dice.

      Eliminar
  5. Cuando a mí me pillan hablando sola, siempre les digo lo mismo:-"Es que a veces, para mantener una conversación inteligente, tengo dos opciones: Hablar conmigo, o hablr conmigo"-... Créeme que así la gente se da por aludida siempre.
    jajajaajajaja

    Un beso, Ana!!

    ResponderEliminar