sábado, 2 de febrero de 2013

Hola

Mi primera reacción creo que fue fría e infantil, me volví y le dije a mi interlocutor, "espera, tengo que dar un beso", él me puso la cara y dije seguidamente "bueno que sean dos".
Baje y les dije al resto que él, ya estaba allí.
Luego estuvimos todos juntos pero no hablamos de su larga ausencia, si no de la vida, tras una hora departiendo ya empecé a tocarlo como hubiera hecho hace dos años... Cuando me despedía hasta el día siguiente le dije "Ahora sí, ahora te huelo, te toco, te abrazo y te doy un beso de vaca" y entonces se produjo el milagro, me dijo la "burrada" pertinente y dije "este es mi chico, ha vuelto aunque no se quede más que unos días"
Y fui feliz.

8 comentarios:

  1. Y si fuiste feliz, todo lo demás importa menos. Yastá! :D


    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pienso lo mismo que Lourdes, que mas da el resto si eres feliz?

    Al fin y al cabo la felicidad no es mas que la suma de esos momentos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Es mi amigo el que llegó lejos y se fue, chicas, lo vi este verano pero un ratito pequeño y con mucha gente delante... Ahora he podido hablar con él, reirme, tocarlo...

    ResponderEliminar
  4. El final es brutal. Si fuiste feliz, no hay nada a lo que ponerle pegas. Reirte, tocarlo... Enhorabuena, condesa.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. pues estupendo, que hayas recupado parte de lo perdido.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  6. Alfonso, es que seguimos siendo unos crios .
    Aldabra lo recupero y lo pierdo... como me decía otro amigo... ¡Anda ve a llorar! claro que mi contestación fue la siguiente: "no que este está visto que se va pero siempre vuelve"
    Y Si silencio... Estos días he sido muy feliz

    ResponderEliminar